martes, 7 de febrero de 2017

Luz de rendija




Si quieres, puedes mandar enajenar todas las primaveras.
Imagina la pena de una luz de rendija
que saca pecho un día de julio cualquiera.
La lluvia no es solo para los valientes
ni quedarse es solo de cobardes.
Yo también sentí esa soledad angosta de frío y silencio
en pleno agosto y en pleno abril
y vi morir un montón de deseos bajo mis pies.
Amanecí un día tras otro llamando a la noche por su
nombre
-amante, poeta, furcia, victoria-.
Me ahogué en bares y desamores
y por una extraña razón salí a flote de nuevo.
Perdí amigos. Y llené espacios, otros que no son
sus huecos ni sus vacíos.
He oído tantas veces a mi voz maniatada por las esquinas
que perdí la cuenta de las derrotas,
por eso sé que siempre podré sumar una más
y esperar una menos.
Pero desde esta noche de luz e insomnio
me siento poderosa y afortunada
y todo me parece mucho más sencillo:
tu amor me duele y me ahoga,
simplemente yo no te merezco
y tú no me sacias la sed.
Yo no sé a quién ves cuando me miras
pero solo soy yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada